La carrera por la digitalización financiera ya comenzó. Este fue nuestro claim y la campaña con la que desembarcamos en México. En un mercado cada vez más competitivo es clave la velocidad, nadie se puede dar el lujo de perder tiempo en Boxes. Esa es la misión de Callao, acelerar los tiempos para que nuestros clientes solo se ocupen de “conducir” su negocio.

Callao es un procesador de nueva generación, lo que significa que procesamos transacciones tradicionales y nuevos modelos: cuentas virtuales, criptos activos, autorizaciones de pagos, y también soportamos integraciones con servicios de terceros para brindar un modelo holístico de servicios a nuestros clientes, facilitando el gobierno de servicios digitales financieros a bancos y fintechs que necesiten implementar un nuevo servicio de pago o emisión. Trabajamos todos los días con nuestro equipo de ingenieros para lograr etapas de análisis más simples e integraciones más ágiles.

Nuestra llegada a México no es casual. Proyectamos sumar fuerza laboral propia en el país durante el 2022. Queremos contar con una base operativa grande para poder atender servicios haciendo cabecera en CDMX. Nuestra proyección de inversión inicial para este primer año de presencia es de 3 millones de dólares: ya contamos con 15 implementaciones y estimamos ingresos por más de 50 millones de dólares para los próximos 5 años. En 2021, CALLAO obtuvo ganancias por más de 9 millones de dólares en toda la región y apuntamos a que México sea una nueva ventana a más inversiones, mejores escenarios. Se trata de la puerta de entrada a muchísimos otros mercados: dentro y fuera de la región. México ha avanzado muchísimo en materia financiera y hay mucho por explorar; por eso confiamos que nuestra expansión tiene que incluirlos.