Dos palabras la describen a la perfección: visionaria y multifacética. Nacida en Cuba y criada en Venezuela, se caracteriza por ser una empresaria que siempre tiene como objetivo la filantropía. Ella es una fiel defensora de los derechos ambientales y la informática, siempre desde el lado humanitario que caracteriza su personalidad.

Fundadora de la Fundación Together en E.E.U.U. y Venezuela para mejorar la vida de niños, proveyendo educación, salud y nutrición. Especialista en arte y diseño contemporáneo, famosa coleccionista de arte latinoamericano, fundadora y presidente de la Fundación para las Artes Cisneros Fontanals (CIFO).

Conocé más sobre su experiencia, su interesante visión sobre el futuro de las fintech y el rol fundamental que tienen en el progreso de la sociedad.

  • ¿Cómo fue tu llegada al mundo tecnológico?

Me involucré mucho en la tecnología desde muy temprano, porque todo esto empezó a finales de los 80’s, en ese momento creía que la comunicación era lo más importante para evitar guerras, para evitar una serie de problemas que se estaban viendo en el mundo. Así empecé a crear una compañía de software sin fines de lucro que permitía hacer llegar la información a las misiones de la ONU gracias a los computadores que les di, en el contexto de unas Naciones Unidas desconectada de su gente. Así creé una red.

En aquel entonces comprendí que los problemas ambientales que son comunes a todos eran los que nos iban a unir. Entonces, empecé a crear una serie de plataformas para unificar a las organizaciones no gubernamentales que tuvieran que ver con el ambiente.

En ese entonces la Universidad de Vermont tenía el programa ambiental más importante de los Estados Unidos y me pidió que trasladara todo este sistema allí para ayudarlos a conectarse. Comenzamos a crecer y en menos de un año y medio pasamos de ser una compañía que empezó con 12 personas a ser una con más de 400. En 1999 pudimos ir a la bolsa, luego de tres años de auditoría y uniéndonos con otros proveedores de internet de los Estados Unidos, y logramos vender justo antes del crash de la bolsa.

  • ¿Cómo ves hoy a la industria fintech? ¿Y cómo ves el futuro de la misma?

En los últimos años la inclusión financiera fue muy importante ya que en muchos países todavía hay un alto porcentaje de personas no bancarizadas, en ese sentido los servicios de digitalización a través de fintech han permitido que estas personas ingresen al sistema financiero y que estas personas puedan tener acceso a una tarjeta de crédito o a una cuenta, por ejemplo.

En cuanto al futuro, creo que el banco en sí, físicamente va a desaparecer. Y esto mismo yo creo que va a pasar con Fintech, va a llegar un momento en que vamos a tener backoffice, pero no retails. Porque físicamente todas las transacciones se van a hacer digitalmente. No tener que ir a depositar más a un banco, hacer una línea de cuatro horas, todo esto aligera el trabajo. Por otro lado, me imagino que cambiará también el sistema de trabajo, va a haber muchos más técnicos de computación, gente creando sistemas nuevos todo el año. Yo creo que a lo mejor en menos de 20 años vamos a ver implementados estos nuevos sistemas.

  • ¿Cómo es tu historia con Callao?

Cuando conocí a Federico Nano la primera vez encontré una persona de visión, que estaba mirando hacia el futuro y que estaba viendo estos cambios que venían. Entonces le ofrecí un espacio para que él y su gente se pusieran a trabajar. Estoy encantada de que le haya ido tan bien.

  • ¿Cómo ves el negocio de Callao en la expansión de lo que es Latinoamérica y Caribe?

Callao entiende mucho mejor la forma de pensar y de actuar latinoamericanas en comparación con una plataforma americana, a lo mejor más fría, más straightforward. Su desarrollo en Latinoamérica ya es un hecho, estamos en México y tenemos oportunidad de crecer en muchos ámbitos. Pero creo que cuando tienes una plataforma tan buena y te puedes unir a determinadas personas en diferentes partes, es éxito. La cooperación hace a la gente más fuerte.

  • ¿Cómo se une lo que ya haces por incluir a todos los mercados emergentes con la inclusión financiera en la que trabaja Callao?

De momento trabajamos con bancos y algunas entidades no financieras, pero existe también toda esa rama de empresarios pequeños que poco a poco habrá que incluirlos y darles la oportunidad de crear estos nichos dentro de toda esta parte financiera. Yo creo que ese es el futuro. Si vemos Latinoamérica ya sabemos todos los problemas que tenemos a nivel económico, político, de pobreza, de hambre. Todas estas plataformas pensadas bien pueden aportar mucho a gobiernos, a las clases más pobres. Creo que podemos hacer cosas para realmente involucrarnos. También es importante hacer plataformas fáciles, porque cuando tú hablas con gente que no está bancarizada muchas veces no sabe llevar un cheque, no entiende esos mecanismos financieros.

Contar con personas como Ella cerca de nuestra compañía, es un privilegio y una gran fuente de inspiración para seguir trabajando en la inclusión financiera más allá de cualquier barrera geográfica. 

¡Muchas gracias por compartir con nosotros tu visión sobre el mundo Fintech!